El relat de l’Andorra Ultra trail

Després de que tant el Manel com jo ens agafes la por escènica amb la Ultra trail d’Andorra, per que per moltes circumstàncies que no venen el cas vàrem baixar el nivell d’entrenaments a saco…. l’únic de nosaltres amb un parell de pebrots per anar a provar va ser en Javi.

Com a bon boig, va anar a l’aventura sense saber ni a on, ni quan cauria mort.

Des d’aquest blog se li ha demanat permís per tal de publicar el seu relat, on explica l’altíssima duresa d’aquesta bogeria (a una tirada de 112km i 10.000d+ no se li pot dir cursa….)

Amigos…

No pudo ser…43 Km., 13h y 10 minutos, llegue fuera de control por diez minutos…llevabas razón Manel, las barreras horarias son muy justas!!!. Y eso que al control del Km. 30 (10h) llegue a las 8:45, pero ya iba justito, hasta tuve que parar pq me mareaba y parecía que me iba a caer. De todas formas tenía pensado dejarlo justo en el 43…pero quien sabe, igual después de comer y ducharme me habría dado un subidón y habría seguido un poco más…

Ha sido una experiencia increíble, he sufrido como un perro, hubo momentos en que no podía dar un paso, al acabar pensé en no volver a correr nunca más…pero joder, tenemos que prepararla bien y volver el año que viene.

El recorrido es una maravilla, había ratos en los que iba fatal, miraba a mí alrededor y me daba un subidón…

La carrera empezó bien, ni una sola nube, luna llena, el cielo cuajado de estrellas y una temperatura perfecta. Salimos de Ordino con un montón gente animando, y después de unos Km. de trote comenzamos la primera subida al pico del Clot Cavall. Al principio la subida era por un camino estrecho, pero como a la mitad empezó un terreno bastante técnico de piedras, y empezamos a cruzar algunas lenguas de nieve y riachuelos, en los cuales metí los pies que ya no volverían a estar secos…Era una pasada mirar hacia delante y ver una interminable fila de lucecitas rojas que subían y hacia atrás la misma fila de luces blancas. Esta subida se hace bien, normal, íbamos súper frescos. Llegamos a la cima y tuvimos que crestear unos 200-300 metros por encima de las rocas. Ahí me di la primera hostia, mi culo fue a parar a una roca puntiaguda…menos mal que fue en un lado!. Empezamos una bajada bastante fuerte y resbaladiza, donde sin la ayuda de los palos habría caído algunas veces más, pero perdí la punta del palo derecho en algún momento de la bajada, lo que me dejo este palo medio inútil…Después de la baja un rato de camino ondulado y llegamos al primer avituallamiento Km. 17., Pla de l’Estany, y yo para celebrarlo metí los dos pies en el río que hay que cruzar justo antes de llegar (sic).

En el refugio comemos algo, (bueno, comió la otra gente, a mi no me entraba nada y me dolía un poco el estomago) y con alegría y determinación atacamos la subida al Comapedrosa el techo de Andorra…fue extrema…en esos 3 km tardamos 2 horas y media…Empezamos bien, subía bastante y el terreno era bueno, pero enseguida se convirtió todo en roca resbaladiza, y con aristas bastante pronunciadas. Cuando la ascensión giraba a la derecha tuve que desviarme y hacer una parada técnica. Pensé que el estomago me iba a dar la noche pero ahí empezó y acabo todo. Seguí subiendo, pero ya empezó la tortura. Me costaba muchísimo avanzar y iba bastante lento. Ese paso de tortuga me sirvió para que la mitad de los corredores pasaran dándome ánimos, haha. Cuando pensaba que la subida estaba hecha me aguardaba una grata sorpresa, giro a la izquierda, pequeña bajadita y una pared completamente cubierta de nieve hasta la cima.


Ahí decidí parar 2 minut0s y tomarme un gel a ver si me servía de algo. Continúe subiendo y era increíble como a veces al clavar los palos se hundían casi enteros en la nieve. En el último tramo de la subida habían puesto una cuerda para que ayudar a subir a los corredores. Cuando por fin llego arriba teníamos que hacer unos 200 metros cresteando por las pre cimas del Comapedrosa. Fue espectacular, llegue justo cuando el sol asomaba entre las montañas, un amanecer grandioso a 2942 metros!!!.


Fotito, y a iniciar el descenso. La primera parte muy dura, y muy técnica por la cresta. Ahí tuve la segunda caída seria, pero afortunadamente la paré con la mano derecha, que ahora está adornada con unos hermosos morados. Después de la cresta una morrena de puntiagudas rocas y llegamos a un valle que era un pista de esquí. La bajada fue literalmente esquiando pero sin tablas. Deslizándome sobre los pies en la nieve por los dos surcos que habían dejado los corredores anteriores y apoyado en los palos. Fue rapidísima, y me permitió recuperar un tanto mis doloridos cuadriceps. Pasamos junto a dos ibones glaciares, y el último tramo al lado del ibón estaba equipado con una cuerda por que pasabas a un metro del lago. Ese tramo parecía port aventura, con la ayuda de la cuerda bajé deslizándome sin frenar hasta el final…pero ahí se acabo la diversión!. Seguí la bajada hasta el refugio Comapedrosa, pero antes de llegar resbalé sobre una piedra y me pegue el tercer gran golpe, mi espalda fue a parar con la arista de una roca enorme, pero afortunadamente la mochila me hizo de airbag y “solo” me raspe toda la parte posterior del muslo derecho. Llegada al refugio a eso de las 7 súper animado, pero nada, solo puede comer un plátano y beber un vaso de coca cola. Descansé unos minutos y me fui preocupado, casi no había comido y sabía que eso me iba a penalizar…tendré que entrenarlo o plantearme la alimentación de otra forma durante las carreras!.

Reanudo el camino con un sol radiante y empiezo la subida a la Portella de Sanfons. Esta subida tiene que ser bastante rápida…pero para mi solo fue bastante, otra vez me costaba horrores dar cada paso en la subida. Pero bueno, subí, y otro rato de cresteo hasta el Port Negre. Ahí me junte con un chaval de Andorra, y no se si por la charla pero el caso es que nos fuimos animando y incluso corrimos por la cresta y la bajada hasta el Coll de la Botella. Era impresionante el paisaje, rodeados de cimas. En el Coll de la botella estaba el primer punto de control, y llegué a 8:45, con 1 hora y pico de margen. Allí había otro avituallamiento, pero nuevamente solo pude comer un par de trozos de naranja y melón. Creo que aquí fue donde la lié de verdad, debí haberme comido más en serio y hidratarme mucho mejor, ya llevaba muchas horas en carrera.

El caso es que salgo, y ahora había unos 4 km de terreno bastante fácil por el que se podía correr sin problemas. Intente correr pero las piernas no me respondían, daba tres o cuatro zancadas y me tenía que parar, así que no me quedó otra que caminar. Y llegue a la tercera dificultad montañosa de la jornada la subida a la Collada de Montaner, que desde abajo me pareció interminable. Con cierta resignación empecé la subida a través del bosque, y ahí ya a sufrir como un perro, paraba en cada banderita, y cuando acabo el bosque la subida se amenizo con un sol tremendo (nota mental: llevar gorra la próxima vez). Renqueando y medio mareado llego a la cresta donde estaba el control, y me comentan que a continuación hay una bajada muy técnica y peligrosa. Sin pensármelo tiro hacia abajo, y realmente era muy difícil la bajada, pero yo no sabía que lo mejor estaba por llegar. Sigo bajando y me encuentro a dos de la organización que me comentan que la zona está equipada con cuerdas y cadenas para ayudarnos en el descenso. Entre el cansancio, el sol y el mareo, yo ya no tenía muy claro si estaba en Andorra o en la ferrata de Montserrat que hice con Manel. Pero bueno, seguimos adelante, pero al terminar este terreno tan técnico tuve que parar, sentarme y beberme casi todas mis reservas de líquido. Tenía un mareo, o una bajada de tensión tremendo. Cuando ya me sentía un poco mejor comencé la segunda parte del descenso, no tan difícil como la anterior, pero bastante chunga. Las piernas seguían sin obedecer, así que poco a poco. Llego al siguiente control y una amable muchacha me comenta que quedan todavía 6 km hasta la Margineda!!!. Le comento que no voy fino y me quedo unos minutos con ella recuperando el aliento.

Y nada, seguimos el descenso, 3 km bastante complicadetes y más sin piernas. A mitad del descenso paro y me tomo otro gel, bebo y continuo. Después de una interminable bajada llego a otro control donde había una manguera con la mejor y más fresca agua que he probado en mi vida. Eran las 12:10 y yo pensaba que iba bien para llegar a la Margineda…pero me comentan que suba un collado que tenía enfrente y que luego era todo bajada hasta la El km 43…al ver el collado yo pensaba que no llegaba ni de coña, pero bueno, empecé a subir y sorprendentemente las piernas iban bien, y hice la subida en 10 minutos solo!. Pensaba que ya lo tenía hecho pero la bajada era brutal…una bajada larguísima de piedras pequeñas. Se veían las casa muy, muy al fondo…comencé la bajada y pensaba que llegaría, pero no, se me hizo muy penosa por culpa de las rocas y encima empezó a llover (más tarde hasta granizo!), llegue a las 13:05 pasadas…fuera de control…una pena!. Un amable señor francés de la organización me acompaño hasta el polideportivo donde estaba el súper avituallamiento, me hizo sentarme, me dio agua, sopa, joder, le falto arroparme y darme un besito!!!…la verdad es que agradecí un montón el gesto de este hombre, iba fatal tanto física como anímicamente. Comí algo, y muy a mi pesar entregué el dorsal y esperé el autobús, que nos llevó a un montón de compañeros a Ordino.


Llegue al hotel pensando que no volvía a correr nunca más, dormí un rato por la tarde, y luego por anoche no podía dormir, iba repasando mentalmente la carrera!.

Pero al día siguiente ya estaba pensando en como entrenar para terminarla el año que viene!, y en aprender de todos mis fallos de este año (especialmente lo referente a la alimentación). Ha sido una de las experiencias más alucinantes de mi vida, y a pesar de los momentos de sufrimiento he disfrutado un montón. El entorno, la carrera, la gente…ha sido una pasada…todo muy emocionante. El año que viene nos coronamos los tres allí!!!
Para que os hagáis una idea de la dureza, de los 500 que empezamos, acabaron solo 96 corredores!.

Gracias de verdad por descubrirme esta carrera, este mundo, ha sido alucinante.

En otro orden de cosas, vamos al Aneto?. O cual es la próxima???.

Saludos!!!

Javi

Javi, felicitats pel relat, i per la matxacada i  ara a per la pròxima!!

Ens veiem el dia 11 al primer trail de Sant Esteve de Palau Tordera!

3 comentaris

Filed under Curses, L'explicació del transcurs de la cursa

3 responses to “El relat de l’Andorra Ultra trail

  1. Javi enhorabona per intentar-ho.
    Has descrit molt bé com et senties. Jo en els ultres que he fet sempre he acabat com una cuca i pensant en no córrer o almenys fer cosetes fàcils, però quan proves el patiment extrem no pots deixar-ho.

    Ànims a tot el grup i espero que ens hi trobem l’any vinent =)

  2. Javi

    Gracias!. Fue una pasada y la verdad es que aprendí un monton. Ahora a dejarse la piel entrenando para intentar terminar el año que viene, ajaja.

  3. Retroenllaç: Quin fart de córrer per arribar a Santpedor! « i xq no?

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s